Belén de Socovos

070101_200858.JPG

070101_201051.JPG

El belén parroquial de Socovos comenzó a construirse hace nueve años, gracias a la iniciativa de D. Juan Carlos, el párroco y de un grupo de vecinos que acogieron con entusiasmo la idea. Desde entonces son muchos los que en Socovos han trabajado para que hoy sea lo que es. Sería largo enumerarlos y seguro que alguien se olvidaría. A ellos estamos de verdad agradecidos por su esfuerzo y dedicación. Son muchas horas de trabajo callado.

En el marco de la Navidad y en un pueblo pequeño de nuestra Sierra, año tras año, y con fortuna cada vez mayor, el belén anima la vida de la parroquia y del mismo pueblo. Son muchos los que lo admiran en las celebraciones o en la visita particular. Y es un signo de fe y un acercamiento a lo que se celebra en estas fechas: el nacimiento de Jesús.

Comenzamos eligiendo un tipo de figuras. Nos quedamos con el modelo que realiza en barro cocido el taller de D. José Nicolás Almansa del barrio de Santiago el Mayor de Murcia. El modelo fue elegido por su estilo rústico y por la buena factura y originalidad de las figuras. En ello también influyó el conocimiento previo que se tenía de las mismas a través del belén parroquial de Agramón (Hellín). Nos planteamos también dos objetivos: crear un belén en el que, excepto las figuras todo fuera realizado por nosotros y que ese belén tuviese una cierta calidad, reproduciendo un paisaje lo más rural posible. Y ahora, unos años más tarde, el belén ya ha crecido y para todo el pueblo es un motivo de orgullo.

Destacan en él la realización del paisaje, muy natural, con su río, su noria, sus fuentes; el uso de piedra natural y de árboles y matas y la cuidada distribución de las figuras y construcciones, buscando la adecuada colocación de los mismos, la perspectiva y la belleza de los motivos; los movimientos y el uso de la luz creando dos espacios (una iluminación diurna y otra nocturna), sorprenden gratamente a quien lo contempla; y las construcciones (un molino harinero, una reproducción a escala de un antiguo molino de esparto, una noria de doble cangilón, situada en el centro del río y que alimenta una fuente, una panadería y el hogar de Nazaret, con San José componiendo una silla). Por último, un castillo que trata de reproducir el castillo de Socovos con su característica piedra central y un portal, que por su grandiosa sencillez ubica muy bien lo más importante de todo belén: el nacimiento.

Por todo ello os invitamos a que, en lo que queda de Navidad y en años sucesivos os deis una vuelta y lo visitéis y que, si en algo nos podéis ayudar lo hagáis. Y, por supuesto, que si algo tenéis que criticar, lo hagáis con ánimo constructivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s